Julio Cortázar

Julio Florencio Cortázar nació en Bélgica, el 26 de agosto de 1914 y murió en Francia (París) el 12 de febrero de 1984. Fue escritor desde los nueve años, traductor de inglés y francés con nacionalidad francesa.
Fue un autor muy original, denominaba el relato corto, la prosa poética y la narración breve. Impuso en Latino América una nueva forma de hacer literatura, rompiendo con lo clásico donde sus personajes tienen autonomía y profundidad psicológica. Sus obras tenían una gran mezcla de realidad y fantasía, por la cual estaba relacionado con el Surrealismo. Julio viajó mucho desde niño, Suiza, Nuena York, Washington, Buenos Aires, Nicaragua, París, Italia... Se casó dos veces: la primera con Aurora Bernárdez, una traductora argentina y la segunda con Ugné Karvellis.

200px-Cortázar.jpg

Preámbulo a las instrucciones para dar cuerda al reloj


Piensa en esto: cuando te regalan un reloj te regalan un pequeño infierno florido, una cadena de rosas, un calabozo de aire. No te dan solamente un reloj, que los cumplas muy felices, y esperamos que te dure porque es de buena marca, suizo con ancora de rubíes; no te regalan solamente ese menudo picaoedrero que te atarás a la muñeca y pasearás contigo. Te regalan -no lo saben, lo terrible es que no lo saben-, te regalan un nuevo pedazo frágil y precario de ti mismo, algo que es tuyo, pero no es tu cuerpo, que hay que atar a tu cuerpo con su correa como un bracito desesperado colgándose de tu muñeca. Te regalan la necesidad de darle cuerda para que siga siendo un reloj; te regalan la obsesión de atender a la hora exacta de las vitrinas de las joyerías, en el anuncio por la radio, en el servicio telefónico. Te regalan el miedo de perderlo, de que te lo roben, de que se caiga al suelo y se rompa. Te regalan su marca, y la seguridad de que es una marca mejor que las otras, te regalan la tendencia a comparar tu reloj con los demás relojes. No te regalan un reloj, tu eres el regalado, a ti te ofrecen para el cumpleaños.

COMENTARIO

He elegido esta instrucción de Cortázar porque es increíble como expresa la situación que gira alrededor del reloj, que solo mide el tiempo. Cómo terminamos siendo esclavos del reloj, porque en el mundo en el que vivimos nos exige tener una horientación. Una vez escuché que el tiempo es un invento de los suizos (no sé si será cierto) y Cortázar lo introduce con disimulo (algo que poca gente lo sabe). Ha creado de algo tan común como un reloj una forma tan ingeniosa y original de verlo.

Mi manual de instrucciones sobre cómo beber agua


Para beber agua lo imprescindible es tener un recipiente con agua o algo que eche agua, como una fuente o una botella. Tomemos el ejemplo de una botella de plástico, para empezar tomamos con nuestra mano izquierda la botella y con la mano derecha hacemos girar el tapón, desprendiéndolo del resto del material. A continuación cambiamos de mano la botella a la derecha y la dirigimos a nuestra boca ¡pero cuidado! apoyamos la boquilla de la botella sobre el labio inferior y el superior lo ''apartamos'' para que pueda entrar el agua por nuestra boca. Ten cuidado con la cantidad de agua que te metes en la boca porque te puedes atragantar, empachar o a saber. Algo muy importante es tragar el agua, porque si no se nos acumula todo el agua que introducimos y va a ser muy costoso que pase toda de golpe.

Si tienes necesidad de ir al servicio a evacuar la vejiga, no bebas mucha agua que vas tener mucha más todavía; imagínate que estás en una reunión o un examen y no puedes ir, te entran sudores y tu corazón late muy rápidamente, te desconcentras y los nervios se apoderan de tu ser. Terrorífico ¿no? O que después de haber hecho ejercicio físico bebes mucho, te vas a sentir a punto de reventar. Beber, necesidad que tenemos los seres vivos para hidratarnos.

Viñetas


Marcos andaba ya unos días preocupado sobre un asunto que le desconcertaba. Tenía que echar matrícula, pero para ellos tenía que escoger entre ciencias y letras. Estaba tan confuso que un día al salir del instituto su amiga Carolina le pregunto qué le pasaba.
-¿Que no sabes qué escoger? ¡pero si yo creía que eso lo tenías más que elegido!- preguntó y exclamó Carolina.
-Sí, pero es que tú sabes que las ciencias no son lo mío; sin embargo, quiero ser doctor.
- A ver, Marcos, en mi opinión, creo que a ti realmente te va la enseñanza. Haces todo lo posible siempre por ayudar y enseñar tus conocimientos sobre todos los temas que conoces. Eres divertido e innovador ¡tus clases serían alucinantes! Todos tus alumnos querrán que llegue la hora de tu asignatura.
-Tienes razón Carolina, siempre me ha llamado mucho la atención. Yo lo único que quería era ayudar a los demás, preo siendo profesor de Historia no creo que se me vaya a dar muy mal.
-Claro, además, estás a la vez ayudando a las personas, que es tu vocación. Es perfecto.
-Muchas gracias, Carolina, me has ayudado mucho.- dijo Marcos con una gran sonrisa
-De nada, para eso están los amigos ¿no?

DEDOS

eldedodedios_01.jpg
Hace 500 años Miguel Ángel pintó ''La creación de Adán'. Es curioso que en tal época pintara a un hombre ''tan bien hecho'', a un Dios que parece ser tan poderoso y decidido de a quién le va a dar la chispa de la vida. Tenía que tener claro que estaba haciendo a un hombre perfecto (o lo que se pueda entender por perfecto), que iba a seguir con la especie humana, bondadoso, alegre, trabajador, fuerte, valiente, agraciado, decidido... un sinfín de adjetivos buenos para describir a una persona perfecta. Como dice la Biblia, Dios creó a Adán a su imagen y semejanza, y nosotros partimos de Adán. ¿Tendríamos que ser todos iguales de físico y de moral? En teoría estos temas me desconciertan un poco, cómo Dios da con un solo roce de dedos a Adán la chispa de la vida, el control de ella, la gobernación y la libertad de la Tierra. Dios debería de estar muy seguro de lo que hacía...

Aunque en la pintura Dios y Adán muestran un físico diferente, sus manos tienen la misma posición.
Me voy a centrar un poco en Dios, esa gran barba y pelo grisáceo que el viento hace que vayan a la izquierda, un rostro arrugado y serio, una figura rígida. Es vestido con una prenda de color blanco roto o sucio. Creo que Miguel Ángel pretendía transmitir en Dios la sabiduría, la vejez y el poder.
Adán es representado como un hombre joven, musculoso y tiene una expresión que me parece bastante serena; no parece que tenga mucha ansia por la vida, su dedo está a unos centímetros, con que solo lo extendiera llegaría ya a rozarlo y empezar a vivir. Muestra una posición cómoda y aparece desnudo.
Miguel Ángel ha expresado muy bien la compenetración que tienen Dios y Adán.

Flanagan

Andreu Martin y Jaume Ribera se conocieron cuando ambos eran guionistas de comics en la editorial Bruguera. Juntos han escrito los 12 libros que corresponden a Flanagan, vendiendo millones de ejemplares y han escrito más libros relacionados con el género negro. A lo largo de las 12 novelas escritas hasta ahora, este personaje ha ido creciendo y madurando, tanto en sus deducciones, su forma de pensar, y en las situaciones en las que se involucra.
Andreu Martin y sus estudios en Psicología se demuestran en la construcción de los personajes y los argumentos el profundo conocimiento que el autor tiene del mundo de la locura y la obsesión. Jaume Ribiera y sus estudios en Periodismo influyen a que sea un poco subrealista y tenga civismo.
Esta es la primera vez que leo un libro de estos autores y de género policíaco, por ahora me está gustando bastante y creo que me entretendré leyéndolo porque es muy interesante y te deja con ganas de seguir leyendo para saber qué es lo que va a pasar.

RELATO

external image educacion-ancianos.jpg
Cecilia Ahern era una señora muy hogareña y familiar, siempre iba como un pincel. Un día quedó con su nieta mayor Vanessa para contarle unas anécdotas sobre su juventud y el porqué de que no pudo conocer a su abuelo. Su historia comenzó cuando ella apenas tenía 19 años y Gerry 20. Se conocieron mediante sus familias, hacían la pareja perfecta. Gerry pertenecía a los marines y como su deber de ciudadano, tenía que defender a su país en la Segunda Guerra Mundial, una época en la que las armas son las mejores amigas del hombre. Es evidente que ambos lo pasaban bastante mal, llevaban seis años viéndose muy poco, estaban distanciados puesto que a Gerry le habían trasladado lejos de su ciudad, pero se seguían queriendo igual. Un día de primavera, le dieron a él una semana libre y fue a pasarla con su familia y con Cecilia. La cosa en la Guerra había mejorado y Gerry había pensado en pedirle matrimonio a Cecilia. Le preparó una cena en la playa perfecta, una noche increíble para ambos, tanto que de esa noche no salieron dos personas, sino tres. A Gerry se le acabó el permiso y tuvo que volver; dos semanas después, Cecilia se enteró de que estaba embarazada, una idea un tanto escandalosa en esa época, pero que sería bien recibida por los dos. La Guerra estaba en su lecho de muerte y su boda, al llegar. Y digo al llegar porque nunca llegó. Los japoneses atacaron con bombas el lugar en el que se encontraba destinado Gerry y desafortunadamente murió. A Cecilia no le gustó hablar de su prometido después de lo ocurrido, pero creyó que Vanessa tenía la madurez suficiente como para saber qué es lo que le ocurrió al padre de su madre, su abuelo. Le leyó cartas que se mandaban a miles de kilómetros de distancia. Le hizo ver a su nieta que el verdadero amor nunca muere y que se puede querer lo que no ves. Cecilia pronunció unas palabras que a Vanessa la marcaron ''este pelear me trajo más paz que nunca, mi descanso fue el desvelo de todas mis noches''. Ni ella sabía el porqué, pero solo sería cuestión de crecer para comprender qué es lo que su abuela quería decir.

Falta el subrayado de la antítesis, la comparación y la metáfora, Carmen. Al menos, te has apoyado, aunque poco, en lo que se refleja en la imagen.

Significado de mi nombre


Me llamo Carmen del Mar, no es un nombre muy común. Carmen viene del latín, que significa "poema" o "canto". Mar o del Mar también viene del latín y su significado es evidente. Está relacionado con que Carmen es la patrona del mar y del mar significa marinero. Mi santo es el 16 de julio, es una gran fiesta en zonas costeras y para los marineros, ya que sacan a pasear a la Virgen del Carmen en un barco por el mar. Es muy bonito, sobre todo para la gente que sea creyente.
Yo tan solo lo he escuchado de mí y de mi madre. Me pusieron este nombre porque mi abuela era muy devota de la Virgen del Carmen y su ilusión era llamar Carmen del Mar a alguna hija suya y esa fue mi madre. Por desgracia, mi abuela falleció cuando mi madre apenas tenía nueve meses y creyó que sería un homenaje en su memoria llamarme así. A mí, personalmente, no me convence mi nombre. La gran mayoría me llama Carmen o por mi apellido, pero tampoco me disgusta que me llamen Carmen del Mar. Yo creo que es porque no es muy conocido y entonces me choca. Si alguna vez tuviera una hija, no dudaría en llamarla igual que yo. Nunca he pensado en cambiarme mi nombre, es un nombre original y distinto al resto de ''cármenes''. En realidad, me he parado muchas veces a pensar en mi nombre y me enorgullezco de él, no lo cambiaría por ningún otro.

Estos son los links de las páginas que he consultado: http://www.misabueso.com/nombres/nombre_carmen.html, http://www.misabueso.com/nombres/nombre_delmar.html, http://www.pergaminovirtual.com/nombres/mar.html

Mi primera experiencia con la muerte

wiki.jpg
Cuando yo era pequeña, tenía una gran amistad con mis vecinos, siempre estábamos juntos. Ellos tenían dos perritas, Laika y Nana. Nos encantaba jugar con ellas y nos seguían a todas partes. Un día, Laika empezó a dejar de comer y estaba extraña, no jugaba y estaba muy desanimada. La llevaron al veterinario y observaron que tenía un problema cardiovascular. Le mandaron unas medicinas y esperarían a ver cómo seguía su salud. Un domingo, el 17 de septiembre, hicimos un perol en casa de mis vecinos para celebrar el cumpleaños de mi padre y de un amigo. Mi madre me mandó a mi casa a por el teléfono y al salir estaba Laika en la puerta, empezó a hacerme carantoñas y estaba muy mimosa. Yo le seguí el juego y empecé a juguetear con ella. De chica era muy risueña y a la vuelta empecé a cantar una cación que trataba sobre la valentía y la fuerza de voluntad. Fijé la vista en Laika, que estaba a los pies de las escaleras y había un charco de pipí a su lado. Me acerqué a ella sigilosamente con la intención de darle un susto, pero el susto me lo llevé yo: estaba muerta. Empecé a llamarla, pero no respondía. Desconsoladamente, comencé a llorar y llorar. Corrí hacia los adultos para que intentaran salvarla, pero no había nada que hacer. Se había ido para siempre. Me sentí por partes hasta culpable por no haber llegado un poquito antes y haber hecho algo por ella, pero ahora pienso qué es lo que yo hubiera podido hacer por ella, ya que no tenía ni idea de Medicina. La ira y el odio se apoderaron de mí. Odiaba la muerte y todo lo relacionado con ella. No comprendía por qué tenía que marcharse y dejarnos. Me hacía a mí misma demasiadas preguntas para tan pocas respuestas. Esa misma tarde la enterramos y sembramos un limonero en el lugar en el que estaba. La otra perrita se tumbó donde estaba Laika y estuvo unos días sin moverse apenas. Yo tendría unos ocho años, pero desde aquel día me dí cuenta de que nunca sabes cuándo va a llegar tu día, que tienes que aprovechar al máximo y no desaprovechar ni un segundo. No sabes qué es lo que te va a pasar porque en un instante te puede cambiar por completo la vida.

Mi canción favorita







Esta canción pertenece al grupo americano Jonas Brothers, compuesto por los tres hermanos Joe, Nick y Kevin. Se incluye en el disco Lines, vines and trying times, publicado en 2009. El género es pop-rock, la discografía Hollywood Records y el productor se llama John Fields.
La primera vez que escuché esta canción fue hace dos veranos. Yo estaba con mi prima y empezamos a buscar canciones nuevas del grupo: encontramos esta y la vimos directamente con la traducción. Es una canción que me enamoró desde la primera vez que la escuché, por su letra tan emotiva, y su contenido. ¡Cómo anima a esa persona a que siga adelante, a que nada le puede hacer que se rinda y si se cae, se tiene que levantar con más fuerza! En definitiva, a tomar las decisiones correctas de la vida.
Creo que esta canción me gusta tanto por el sonido acústico y como dije antes, por la letra emocional. Me ayuda muchas veces a seguir mirando más allá de mis expectativas, saber que puedo con todo ya que soy muy sensiblona y a la mínima que las cosas no me salen bien, me parece el fin del mundo. Supongo que será porque me siento identificada. Me gustaría bailarla en algún momento importante de mi vida con una persona que quiera. Sería fantástico poder estar con esa persona y a la vez bailando tu canción favorita en un instante tan marcado como puede ser, por ejemplo, el día de tu boda.

Turn right
Pack up all your tears
Throw em in your back seat
Leave without a second glance
Somehow I'm to blame
But this never ending racetrack
We call life
Turn right
To my arms
Turn right
You won't be alone
You might
Fall off this track sometimes
Hope to see you at the finish line.
Driving all your friends out
Speed you cannot follow
Soon you will be on your own
Somehow I'm to blame
But this never ending racetrack
We call life.
Turn right
To my arms
Turn right
You won't be alone
You might
Fall off this track sometimes
Hope to see you at the finish line.
I bet all I could
And I gave everything
But you had to go your way
And that road was not for me.
Turn right
To my arms
Turn right
You won't be alone
You might
Fall off this track sometimes
Hope to see you on the finish line
Puedo recoger todas tus lágrimas
Y tirarlas al asiento trasero
Despedirme sin un segundo vistazo
De alguna manera me siento culpable
pero por esta pista de carreras sin fin
Que llamamos vida.
Regresa
A mis brazos
Regresa
No estarás sola
Puedes
Caer en esta carrera a veces
Espero verte en la línea de meta.
Todos tus amigos están conduciendo
Y tú conduces a una velocidad
En la que no te pueden seguir
Pronto te tendrás a ti misma
De alguna manera me siento culpable
Por esta pista de carreras sin fin
A la que llamamos vida.
Regresa
A mis brazos
Regresa
No estarás sola
Puedes
Caer en esta carrera a veces
Espero verte en la línea de meta.
Hice todo lo que pude
Y di todo
Pero tú tienes que ir por tu camino
En un camino que no es para mí.
Regresa
A mis brazos
Regresa
No estarás sola
Puedes
Caer en esta carrera a veces
Espero verte en la línea de meta.

CANTIGA DE CARMEN ROSA Y CARMEN SORIANO



Vuelve, amor querido, que estéis bien aquí conmigo,
la soledad se apodera de mi alma si tú, mi amor, no me extrañas.
¡Qué contentas estamos!

Vuelve, amor querido, que estéis bien conmigo aquí,
la soledad se apodera de mi alma si tú, mi amor, no me hablas.
¡Qué contentas estamos!

La soledad se apodera mi alma si tú, mi amor, no me extrañases,
con cautela escapemos de los enemigos y así viajemos hasta el infinito.
¡Qué contentas estamos!

La soledad se apodera de mi alma si tú, mi amor, no me hablas,
con cautela escapemos de los enemigos y así volemos hasta el infinito.
¡Qué contentas estamos!

El prisionero


No es literalmente estar encarcelada, ni fue malo en su momento. Una vez, estuve ciegamente ''colada'' por un chico. Yo estaba feliz: todo era perfecto. Pero lo normal que ocurre es que dure unos meses y adiós. Adiós a la amistad, a esa relación, adiós. Era incapaz de apartarlo por un segundo de mi mente, dejaba pasar todas las buenas oportunidades que me daba la vida: era prisionera. No sé cuándo fue ni el momento en el que los pequeños detalles que me hacían sentirme atrapada dejaron de faltar. Salir al intercambio de clase y buscarlo. Sentir ese cosquilleo cada vez que oía su nombre. Que alguien me tocara la espalda y al girarme esperar que fuera él. Una terrible obsesión por saber de su vida, por estar yo en la suya y él en la mía. No querer olvidar su olor, sus abrazos y nuestros apodos. Esperar una llamada perdida que nunca llegaba, ni por su parte ni por la mía. Detestar la idea de dejar lo vivido, eliminar nuestras fotos. Pero si no soltamos el pasado, ¿con qué manos agarraremos el futuro? Esto dejó de ocurrir, o eso creo...

Brillante texto, Carmen. Este año, cuando escribamos cartas de amor, lo tendrás muy fácil, ¿no?


PORTAFOLIOS


Este curso me lo he pasado en grande escribiendo en la wiki, es algo que a mí me encanta: poder expresarme mediante la escritura. Creo que se me da bien: creo, ¿eh?

He podido observar que he avanzado bastante desde el primer trabajo de "Julio Cortázar" hasta el último de "El prisionero". Julio Cortázar y sus obras no me gustaban en absoluto, quizás sea porque prefiero otros tipos de textos: con los que me sienta identificada o que llamen mi atención. Y "subir una escalera" no, mucho.
Sin embargo, los demás trabajos me han resultado extraordinarios y han sido un gran reto para todos. Así, la "Capilla Sixtina" fue un trabajo que me ayudó también a culturizarme; el "Relato a partir de una imagen", en él dejé volar mi imaginación basándome en una fotografía; el "Significado de mi nombre" me hizo valorar que soy única en mi especie ja, ja, ja y, sobre todo, mi "Primera experiencia con la muerte" y "El prisionero", donde conté unas experiencias personales que realmente han marcado mi vida.
No me puedo olvidar de los trabajos en pareja: ¡he experimentado tantísimos estados haciéndolos...! En mi "Canción favorita" tuvimos la oportunidad de comunicarnos unos a otros con algo que tanto nos caracteriza como una canción. Me frusté haciéndola, ya que no encontraba el programa correcto. Las imágenes no iban sincronizadas con la letra, pedí ayuda a mi padre y debo decir que si no hubiera sido por él aún estaría terminándola. En la "Cántiga" no es que fuera espléndida, pero bueno, entre mi compañera y yo, es lo único que se nos ocurrió, aunque estoy segura de que ahora la haríamos mejor.
Con respecto a la expresión escrita y a la ortografía, también creo que he dado un paso, sobre todo, en la primera. En la ortografía casi nunca he tenido graves problemas, pero sigo intentando mejorar en cada trabajo que hago. Espero que este trimestre sea tan o más divertido que el pasado.


Corrección ortográfica: He tenido problemas en este trabajo con los signos de puntuación: coma, punto y coma, puntos, dos puntos y comillas.

Monólogo


Solo aquí, qué bien, me parece que estoy encima de todo. No me puede pasar nada. Yo soy el que paso. Vivo. Vivo. Fuera de tantas preocupaciones, fuera del dinero que tenía que ganar, fuera de la mujer con la que me tenía que casar, fuera de la clientela que tenía que conquistar, fuera de los amigos que me tenían que estimar, fuera del placer que tenía que perseguir, fuera del alcohol que tenía que beber. Si estuvieras así. Mantente ahí. Ahí tienes que estar. Tengo que estar aquí, en esta altura, viendo cómo estoy solo, pero así, en lo alto, mejor que antes, más tranquilo, mucho más tranquilo. No caigas. No tengo que caer. Estoy así bien, tranquilo, no me puede pasar nada, porque lo más que me puede para es seguir así, estando donde quiero estar, tranquilo, viendo todo, tranquilo, estoy bien, estoy bien, estoy muy bien así, no tengo nada que desear.

Tú no la mataste. Estaba muerta. Yo la maté. ¿Por qué? ¿Por qué? Tú no la mataste. Estaba muerta. Yo no la maté. Ya estaba muerta. Yo no la maté. Ya estaba muerta. Yo no fui. No pensar. No pensar. No pienses. No pienses en nada. Tranquilo, estoy tranquilo. No me pasa nada. Estoy tranquilo así. Me quedo así quieto. Estoy esperando. No tengo que pensar. No me pasa nada. Estoy tranquilo, el tiempo pasa y yo estoy tranquilo porque no pienso en nada. Es cuestión de aprender a no pensar en nada, de fijar la mirada en la pared, de hacer que tú quieras hacer porque tu libertad sigue existiendo también ahora. Eres un ser libre para dibujar cualquier dibujo o bien para hacer una raya cada día que vaya pasando como han hecho otros, y cada siete días una raya más larga, porque eres libre de hacer las rayas todo lo largas que quieras y nadie te lo puede impedir.

Es un fragmento de ''Tiempo de Silencio'' de Luis Martín-Santos. Podemos ver cómo el personaje reflexiona acerca de sus errores, evalúa cómo se siente y tiene miedo ya que pueden acusarlo de algo que él no ha hecho. Es un monólogo interior, una técnica literaria con la que se reproduce en primera persona los pensamientos de una personaje, tal como brotarían de su conciencia. En este discurso, no pronunciado, sin oyente, el personaje muestra su pensamiento más íntimo.

Corrección ortográfica: como; acerca; este discurso no pronunciado; oyente.

RELATO: EL NIÑO ÁRBOL


-Abuelo, ¿ qué le ocurre a Mateo? Nadie me quiere decir nada y estoy muy preocupado por él. Tú eres el único que siempre me dice la verdad.

-Víctor, te contaré una historia que le ocurrió a mi primo, cuando yo tenía tu misma edad... Hace sesenta años, en el pueblo en el que vivíamos apenas quinientas personas, vivía Manolo, mi primo autista. Él no hablaba con nadie apenas, no le importaba estar solo o sentir la necesidad de comunicarse. En aquellos tiempos no se sabía mucho sobre esa enfermedad. De hecho, no se sabía si Manolo la sufría. Todo el mundo pensaba que era extraño, frío y calculador. Un día de primavera, Manolo se fue solo, como siempre, a dar un paseo por el campo. No sé por qué, pero se sentaba a la sombra de un leñoso y robusto árbol. A decir verdad, Manolo era un niño muy inseguro de sí mismo y a su vuelta me acerqué y le dije:
-¡Eh, Manolo, espérame!
-¿Qué quieres?- me dijo con voz tímida.
-¿Qué estabas haciendo debajo de ese árbol?- le pregunté ansioso.
-Él me protege...

¿Él me protege?, ¿cómo?, no entendía nada. Estuve toda la noche dándole vueltas a la cabeza sobre aquel ''él me protege''. ¿Acaso no tenía una familia?, ¿se sentiría falto de cariño? Durante toda una semana estuve pensando; al fin y al cabo, nuestros padres eran hermanos, compartíamos abuelos y a pesar de que podría contar con una sola mano las veces que he mantenido con él una conversación de cinco minutos, era mi primo, al que yo quería con locura, y sería capaz de hacer cualquier cosa por él. Siempre creí que él y yo nos comunicábamos a través de la mirada.

Una vez a la salida del colegio, unos niños de mi clase empezaron a insultarle, le tiraron las gafas al suelo y le pisaron unos dibujos que él tenía sin colorear. Yo, que era un niño bajito, pecoso y gordito me enfrenté a los cinco niños más gamberros de mi clase. Sí, me pegaron y me hicieron muchos moratones, pero a pesar de ser chiquito la gente me decía que tenía un corazón que no me cabía en el pecho. No sabía muy bien qué querían decir con eso, pero desde aquel momento lo entendí. Y es que, Víctor, no se aprende por los años, sino por los daños. La cuestión es que tras aquel día, mi primo iba todos los días a la sombra del viejo árbol que para Manolo era un humano. Como yo era tan curioso, lo seguí y escuché que le hablaba de mí. Era para él una especie de superhéroe (supongo por haberle salvado de aquella pelea).

Mucho tiempo más tarde, se mudó al pueblo una especie de pitonisa, adivina o qué se yo. Me pareció buena idea hablar con ella sobre mi primo, y así lo hice, le conté todo. Tras un largo rato de charla con aquella mujer tan sumamente extraña y fea, me dijo:
-¿No has pensado que Manolo quiere ser árbol?
-¿Como el árbol? - dije casi gritando.
-Sí, querido Carlitos, tráemelo mañana al salir del colegio. Me gustaría tener una charla con él.

Eso fue lo que hice. Al siguiente día estaba allí sin falta con Manolo. Yo le dije a él que era una mujer que conocía todo aquello relacionado con los árboles. Estuvieron hablando sobre tantas cosas... Yo nunca había visto a mi primo diciendo tantas palabras seguidas y tan involucrado en una conversación. Cuando acabaron, él se marchó andando a su casa y yo me quedé con la mujer a hablar.
- Sí, es un árbol - dijo la anciana mientras se miraba las uñas.
- No lo entiendo, ¿cómo va a querer ser un árbol?- pregunté indignado.
- No es que lo quiera ser, ¿o sí? El espíritu de Manolo es el de un árbol. Es un chico muy frío y calculador, mide con exactitud qué palabras son las más correctas para decir algo con el mínimo esfuerzo. Me ha contado que le gusta permanecer en los mismos lugares, que a pesar de ser tan delicado por fuera, es robusto, duro, pero a la vez sensible por dentro. No es nada malo tener un primo árbol con apariencia de humano, pero, eso sí, Carlos, tú eres para él su Sol, el agua que lo riega, su primavera, lo eres todo para él. Nunca te separes de su lado.

Cuando salí de la casa de la adivina, reflexioné y me dí cuenta de que eso era verdad y no podía dejar que le pasara nada.

- Y... abuelo, ¿es por eso que Mateo es tan reservado?
- Eso lo tendrás, Víctor, que averiguar tú, el porqué de que tu primo menor es de esa manera. Yo solo te he contado cómo el espíritu de Manolo se equivocó de cuerpo.

Corrección: enfermedad. De; se; pregunté ansioso; estuve pensando; acaso; los años, sino; curioso; qué colegio. Me; ser, ¿o sí? El; a; tú, el porqué; cómo.

Carta para San Valentín


Querida casualidad:

Hoy voy a hablarte sobre él.

Cuando la distancia que nos separa se vuelve mínima, el aire de la noche me trae el frescor de su aroma, la ternura está disfrazada con su nombre, cierro los ojos y viajo al mundo de su voz.

Hoy siento la necesidad de contarte cómo se refleja el brillo de su mirada en cada rincón de la ciudad, ni la noche es tan oscura como sus ojos. Que la dirección al paraíso está en su comisura derecha y el paisaje más bello se encuentra atrapado bajo su manto. Voy a contarte que cuando él camina el cielo se vuelve envidioso de suelo y que sus manos no son nada más que una flor con cinco pétalos.

Ya sé eso de que su risa queda enredada en mis pupilas y que los trances compartidos ocupan la sección ‘momentos felices’ de mi cerebro. No sé cómo explicarte, desde este banco, que cuando es invierno y el frío inunda las calles para mí es primavera. Que no hay mayor tesoro que verlo concentrado y su sonrisa, oh su sonrisa. Mi amigo, mi compañero, mi destino. Cómo vigila, custodia y se hace protector de mi fortuna; aleja, huye y espanta al miedo.

Que soy fan de su hablar y de su escribir y de su amar. Que su cuerpo será la próxima octava maravilla y qué bonito es sentirse querida. Que adoro esos momentos cuando él me cuenta sus sueños, tararea canciones y hace planes para dos. Que no hay mejor collar para su cuello ni mejor cinturón para su cintura que mis brazos.

Que todos hemos estado alguna vez enamorados y no hay consejos que valgan porque últimamente la bohemia y la melancolía se han convertido en mis mejores amigas. Que por él he sido capaz de memorizar los lunares de su piel, su canción preferida y hasta el nombre de las calles que llevan a su casa. Que después de probar sus besos sé que no hay peor droga. Y sigo guardando mensajes con fecha de caducidad…

No hay nada mejor que buscar cualquier pretexto para hablarle, visitarle; saber que no puede vivir si estoy lejos de él. Le he hablado de la vida, de temas que él desconocía: amor. Si logramos estar juntos en algún sitio, el que fuera, entonces, eso para mí sería un final feliz. Mientras tanto continuamos apurando con esa alegría y perfecta fracción de nuestra eternidad, porque para mí la eternidad está en el mundo que le he construido adaptado a su sonrisa.

Espero que me hagas una visita pronto, casualidad.

corrección: como; entonces,


''Pequeño vals vienés'' (Huida a Nueva York) - Federico García Lorca



Lazarilla




Si las cosas ocurren será porque dios lo quiere para nosotros. Desde el momento en que nacemos tenemos un cumpleaños y un día de muerte, un único amor y una gran amiga, un padre y una madre, una vida escrita. Hacemos la continuación de la vida, porque lo que esté para ti está para ti y eso no te lo quita nadie. Todos tenemos el placer de elegir nuestra forma de ser o no: es como está planeado que seas. En el mundo tiene que haber de todo sin más. Por eso, creo que a mí me tocó vivir esta cruda historia:
Escuché un ruido y como una mano me presionaba, estaba oscuro. Alguien lloraba. Mi madre acababa de recibir la noticia de que dentro de nueve meses llegaría al mundo. Hablaba con un hombre sobre que yo iba a ser un estorbo, que no iban a disfrutar de su vida, que solo tenían dieciséis años. Menos mal que me dejó vivir, pero no me quería. Los papás de mi mamá le dijeron que la adopción sería la mejor manera. Ellos no podían darme lo que yo quería, pero ¿acaso ellos sabían qué quería yo? Solo un poco de cariño, amor y tener al menos una oportunidad. En fin, nueve meses más tarde ni quiso tocarme. Un hombre me cogió en brazos, me lavaron y una familia, que iba a ser mi hogar, me llevó. ¡Qué bonito era todo! Enseguida conocí a otra personita con la que iba a tener que compartir mis cosas, una hermana.
Crecí, y las cosas no parecían tan bonitas como me las estaban pintando: mi hermana sentía una enorme envidia hacia mí; mis padres la preferían a ella y de repente empezaron a tener una actitud muy repulsiva conmigo. Me prohibieron ver la televisión, ¡con lo que me gustaba ver esos muñecos tan chulos! ; no podía salir a jugar al parque; no me daban chuches y tuve que aprender a limpiar y a hacer comidas muy básicas.
Nos mudamos a una casa en mitad de la nada. Mi padre se fue tras una brutal pelea con mi madre. Golpeó a ella y a mi hermana, cogió algo de ropa, una botella de alcohol y me dijo: 'Suerte, pequeña; pronto nos veremos'. Era el único que se había preocupado por mí en estos ocho años. Me solía dar comida por las noches cuando todos dormían; pero, sin embargo, cuando estábamos todos reunidos, se comportaba diferente. En mi nueva casa me quedé con la habitación más grande, pero no había luz apenas, ni cama, ni juguetes, y por la noche hacía mucho frío. Mi madre se quejaba de que mi padre no enviaba dinero y estaba teniendo problemas en el trabajo y con su nuevo novio. Por tanto, había que recortar en gastos en mí y pagar sus problemas conmigo, porque esa harina que se metía en la nariz no podía faltar. No me dejaba salir a la calle, así que los amigos de mi hermana venían a jugar conmigo. Me ataban a un pilar y apostaban a quién era el que llegaba a escupirme a 1 metro de distancia. Yo quería tener amigos y como veía que se lo pasaban bien, no me quejaba.
Un día comencé a llorar y tuve un castigo: dos días sin mantas para dormir y mi madre me amenazó con que me quemaría con un cigarro si pedía ayuda a cualquier amigo de mi hermana. Esto fue aumentando, pero logré escaparme. ¡Qué personas tan malas! ¿Dónde estaría mi padre? Fui a buscarlo y vi a un coche que lo conducía un señor con unas apariencias extrañas. Me invitó a subir y me dijo que él me daría amor. Pero yo no sabía en qué medida se refería. Me hizo cosas muy extrañas, me encontraba tan mal, como casi muerta. Este señor tenía miedo a que alguien viera lo que había hecho conmigo y se deshizo de mí. Me dio un golpe, me dormí y me arrojó a un río de la ciudad vecina.

Ahora, desde este lugar, puedo ver a todas las personas que conozco. Vi cómo mi verdadera mamá tenía un nuevo bebé y que lo quería de verdad. ¡Ojalá hubiera sido igual conmigo! Mi hermana y mi madre continuaban con su vida. Al no tener noticias mías suponían que ya estaría por ahí muerta, y suponían bien. Mi papá... mi papá está aquí conmigo. Dice que no podía pagarle a unos hombres y tuvimos que mudarnos a donde nadie nos conociera, pero como iba a ponernos en peligro, se enfrentó a ellos- ¡qué valiente!-, aunque no ganó. Ahora veo que en el mundo tiene que haber de todo y más en un país como el mío, México, donde la vida es un privilegio que me tuvo que tocar a mí.external image an%2Bamerican%2Bcrime.jpg
corrección: así; dio; arrojó; cómo y algunas faltas más con signos de puntuación.

POSTER DIGITAL DE FEDERICO GARCÍA LORCA

http://crosae.edu.glogster.com/federico-garcia-lorca/


Por Carmen Rosa y Carmen Soriano.

DESCRIPCIÓN DE MI HABITACIÓN


Nada más entrar por esa puerta de color haya entro en mi mundo. A la izquierda tengo una estantería dividida en cinco estantes. En uno de ellos hay un peluche que tiene treinta años: era de mi madre y para ella tiene un valor sentimental muy grande. También hay libros de mi género favorito: romántico. Junto a la estantería está mi armario. Abajo, a la izquierda, están los zapatos que uso a diario que son más informales y a la izquierda, tengo todos los tacones que me encantan ponerme para salir, ya que estilizan mucho. La verdad es que si me pongo a pensar casi el 70% de mi ropa es para salir y entre ella destacan los pantalones cortos, blusas de encaje, faldas y una gran colección de vestidos de verano.

Enfrente del armario tengo el escritorio. Ahí se encuentra mi ordenador, pinturas, un globo terráqueo que se encuentra en la esquina de este; cajitas con "pegos" que guardo por si acaso en un futuro me hacen falta o que no tiro por pena. Justo encima del escritorio tengo otra estantería en la que están exhibidas las cuatro princesas Disney de miniatura que compré en París (soy una gran fan de estas cosas).

En la pared, entre el escritorio y la estantería, tengo un gran tablón de corcho. En él plasmo las fotos que me hago con mis amigas, dedicatorias que me hacen, recuerdos como el billete del avión de Londres y una foto de mi familia de ese viaje o el dorsal que tuvo mi padre en las pruebas de la policía e infinitas fotos de mi prima chica.

Al lado del escritorio tengo una mesita de noche, con cajones azules y marrones. Aquí guardo pintauñas, libros de inglés, mi álbum de fotos de la comunión y esos típicos papeles en sucio que echas a mano para hacer las cuentas de matemáticas. En el primer cajón de color marrón está mi ropa interior y en segundo (el de abajo) más ropa interior y los tickets de compra de la ropa nueva. Justamente enfrente de la puerta, está la ventada, desde la cual veo parte del jardín y la yedra que se enreda por la alambrada que separa la casa de mi vecina.

A la derecha de la ventana tengo mi cama. Está vestida con un edredón rosa fucsia y un cojín de colores. Sobre ella tengo tres peluches: uno es un conejo que tengo desde que nací con el que tengo muchas fotos de recién nacida; otro es un osito con traje amarillo que me regaló mi hermana y el último, un perrito rosa que me dio un novio amigo por mi pasado cumpleaños. Todavía no sé por qué no lo he tirado: supongo que no hay que arrepentirse de las cosas que en un día nos hicieron felices.

No he hecho mención del color de las paredes. Hay tres de un color violeta claro y la que se encuentra detrás del escritorio es un morado fuerte para que resalte más y sea más vistoso mi tablón. No puedo olvidarme de esa silla, en la que paso tantísimas horas sentada estudiando, leyendo, en la que me he puesto de pie con mis amigas en las noches que dormimos todas juntas y nos grabamos bailando y haciendo tonterías. Es de color negro y la verdad que bastante cómoda. Noto perfectamente cuando mi hermana se sienta o mi padre porque ambos cambian su altura por la palanca mecánica que hay debajo.

Sobre mi silla tengo una pequeña manta rosa de punto de cruz que me hizo mi bisabuela hace unos tres años. Le pedí que me hiciera una ya que suelo tener los pies fríos y ella, sin dudarlo, la hizo. Mi habitación es el lugar de mi casa en que paso más tiempo. Los sábados se escucha música fiestera y los días entre semana silencio. Es la típica habitación de una adolescente, pero única, como un diario, que me guarda todos mis secretos y me da privacidad.

Corrección: dé y signos de puntuación.

Mi autorretrato


No soy perfecta ni quiero serlo. Siempre digo que quien se enamore de ti lo hará de tus defectos. No mido 1' 80 m., ni soy rubia con los ojos azules. Al contrario, mido 1'60m, mi pelo es castaño y me llega por mitad de la espalda. Es ondulado aunque casi siempre lo llevo liso por la pancha. Se me encrespa con la humedad y he de admitir que no sé peinármelo.

Tengo los ojos grandes y marrones y me encanta hacerme la raya negra fina por encima de los párpados superiores y después echarme sombra, pero una muy clarita, con poca purpurina. Me encantan mis labios. Pocas veces me verán con ellos pintados, pues me encanta su color natural y la carnosidad que tienen. Nunca he sabido que forma tiene mi cara realmente, pero creo que es una mezcla entre cuadrada y alargada. Sobre mi cuerpo diré que está proporcionado a mi estatura y estoy muy contenta con mi talla S y 34.

Hace un tiempo hice un test en una revista sobre el tipo de cuerpo que tienes y salió que el mío era ''diábolo''. Puede que tenga un poco de todas esas cosas que hacen que las chicas sean distintas al resto: culo, pecho y curvas. Pero eso no hace que sea más ni menos que nadie. De hecho, estoy en contra.

Mis dientes eran muy bonitos, pero tuve problemas con unas muelas y me tuvieron que poner aparato, aunque no me importa mucho llevarlo.

Calzo un 39 o 38, según sea verano o invierno y mis manos son grandes con los dedos muy finos y largos. Si tuviera que cambiar algo de mi cuerpo, sería estar en mejor condición física ya que hago poco ejercicio, así que un día de estos empezaré a hacer deporte...

Soy sumamente cabezota, muy celosa. Tengo mal genio, desconfío de toda la gente, me río de todo, lloro de vez en cuando, me rallo por cualquier estupidez, pienso mucho las cosas, no digo lo que pienso; sin embargo, pienso en lo que digo. Soy de esas que lo dan todo por las personas más importantes de su vida. Me altero con facilidad, me enfado pronto y no me gusta que me lleven la contraria. Soy muy orgullosa, pero puedo dejar tal orgullo a un lado para pedir perdón si me he equivocado. No me arrastro por cualquiera, a veces, hago rabiar a la gente. Me encanta la música y salir por ahí. Soy un poco cría, digo muchas tonterías al cabo del día. Creo en el destino y a veces puedo llegar a ser muy ignorante. Siempre estoy cuando me necesitan. Me caracterizo por ser la sensibilidad personalizada y creo que el adjetivo que mejor me identifica es enamoradiza: me enamora el amor. Me considero muy responsable con mi trabajo y las cosas que hago. No tengo una inteligencia envidiable, pero soy muy trabajadora y cuando me propongo algo, no paro hasta que lo consigo. Eso sí, tengo muy buena memoria y me cuesta muy poco aprenderme las lecciones y comprenderlas.

Las personas que me conocen dicen que soy muy madura para mi edad, pues no hago las locuras que se suelen hacer con 15 años, pero sé pasármelo bien que es lo importante ¿no? Soy una chica de Letras, pero me gusta y me llaman más la atención las Ciencias. Curioso ¿verdad? Uno de mis grandes sueños y aficiones es viajar. Soy también risueña y muy independiente, me gusta valerme por mí misma y por los logros que he hecho gracias a mi esfuerzo.

Adoro bailar, reír y cantar (eso no quiere decir que se me dé bien); pero soy una chica feliz y me encanta ser así, con mis pequeñas virtudes y manías que hacen desesperar, como dice la canción de El sueño de Morfeo.

Corrección: Letras; Ciencias; 1'80.,; signos de puntuación.

EXPOSICIÓN ORAL SOBRE GARCÍA LORCA




http://www.glogster.com/carmendelmar/resume-glog-by-carmendelmar/g-6ljcfvl4akm0n09i1ekd9a0


PEQUEÑO VALS VIENÉS




Acto IV de 'El sí de las niñas'


CARMEN.- Nunca en mi vida, en todos los años que llevo trabajando en esta posada, he contemplado algo igual. Doña Francisca ¿cómo es que usted estaba dispuesta a renunciar al amor de su vida por darle un placer a la madre de usted?

DOÑA FRANCISCA.- Ella ha hecho muchos sacrificios por mí, me ha criado sola y siempre con apuros económicos. Casarme con Don Diego era la única oportunidad que la vida me ofrecía para recompensarla.

CARMEN.- ¿Ella sola la crió a usted? Por todo lo que he escuchado fueron sus tías del convento quienes intervinieron en su educación y su crianza. Si de verdad fuera buena madre, no la hubiera amenazado a usted ni llenado de temor.

DOÑA FRANCISCA.- Hasta cierto punto, mi madre no veía que pudiera darme todo lo que yo necesitaba y tuvo que recurrir a mis tías. Sin embargo, madre mala del todo nunca lo ha llegado a ser, solamente no quería que yo viviera su situación y casarme con un hombre de tal posición me evitaría revivir su historia.

CARMEN.- ¿Me evitaría o nos evitaría? (Haciendo hincapié en nos). Mire usted, Doña Paquita, yo no soy persona de bienes. Vivo con lo poco que me da esta posada, pero sí, soy feliz. Vivo con el hombre al que amo, sabiendo que es el padre de mis hijos, que me quiere y que me respeta. No hay mayor fortuna.

DOÑA FRANCISCA.- Dices bien: el dinero no da la felicidad. ¡Pobre de mí vivir un tal tormento como el que me esperaba! (Echándose las manos a la cabeza). Mostré inmadurez al consentir en que me casaba con Don Diego. Hombre como él merece alguien que le dé lo que quiere y le corresponda de la misma forma que él lo haría.

CARMEN.- No me cabe duda, señorita, pero con la edad que tiene Don Diego pocas mozas quieren algo para sí. Solo las familias indecentes hacen tales barbaridades. Y pensar que son la gran mayoría… (Se estremece).

DOÑA PAQUITA.- Cierto. En épocas pasadas casarse con alguien tan mayor estaba mal visto, incluso se consideraba un casamiento por interés, que es la verdadera razón.

CARMEN.- Efectivamente. Matrimonios como el de usted y Don Carlos ?????. Otra cosa, Doña Paquita, ¿no se decepcionó cuando supo el verdadero nombre de Don Carlos?

DOÑA PAQUITA.- Fue muy tormentosos el momento en que lo supe: mi madre quería pegarme, Don Diego, allí presente, mi fiel amiga Rita junto a Simón... Bastante teníamos ya. Pero sé que lo hizo por buenas razones; por tanto, no me molestó hasta el extremo de que empeorara la situación, aunque preferiría que me hubiera dicho la verdad desde el principio. Al fin y al cabo, yo también mentí a personas queridas…

CARMEN.- Una de cal y otra de arena, hoy por usted y mañana por él. Así es el amor. Mi bendición tiene para que la vida les sonría y puedan vivir siempre juntos.

DOÑA PAQUITA.- Muchas gracias. Espero que a usted y a su familia le vaya también muy bien.

Representación de: EL SÍ DE LAS NIÑAS



El día más feliz de mi vida


Suelen preguntarnos a menudo cuál fue el día más feliz de de nuestra vida, ¿a saber? Con la de cosas que hemos vivido, a la de gente que hemos conocido y la de veces que hemos podido reír sin parar. Pero cuando a mí me preguntan esto, hay varios momentos que se me vienen a la cabeza, pero, concretamente, uno es especial:

Apenas tenía siete años. Lo recuerdo como si fuera ayer. Yo solía acostarme a las nueve y media de la noche, pero ese día mi padre me obligó a esperar a que mi madre regresara del trabajo. Estuve hasta las once esperando a que viniera. "¡ Woo, qué tarde", pensaba. Estaba loca por saber qué sería aquello tan inquietante que tenían que contarme y que los traía tan alarmados. Llegó mi madre:. "Caaaaaarmen, ven", me decía con las manos detrás de la espalda.

A continuación sacó las manos, mostrando en cada una de ellas un chupete. Uno era rosa y otro azul y me preguntó cuál me gustaba más. Evidentemente, yo respondí que el rosa y mi padre empezó a reír y la besó. Yo no entendía muy bien de qué iba aquello, así que pregunté que a qué tanto misterio y ambos respondieron a la vez: "¡Vas a tener un hermanito!". Todavía no sabían el sexo del bebé. Yo, como si me hubieran inyectado adrenalina, empecé a correr de un lado para otro, haciendo el pino, saltando en los sofás, cogiendo el teléfono y marcando números sin ton ni son para avisar a mi familia de aquella magnífica noticia. Llevaba tanto tiempo esperando una hermanita que le preguntaba todos los días a mi madre que cuándo íbamos a tenerla. A lo que ella me contestaba: "Cuando nos toque la lotería". Por eso, a todas las mujeres que estaban en estado les preguntaba que si habían ganado la lotería.

Tiempo más tarde, cuando mi madre supo que iba a ser una niña, me hizo muchísima gracia la reacción de mi padre. Dijo: "Ea, otro yerno que venga a beberse mis cervezas".

Son frases y momentos que nunca, pase el tiempo que pase, se borrarán de mi mente. Hace unos días estuvimos contándole a mi hermana, de ocho años ya, toda esta historia y ella me dijo que se alegraba mucho de que la quisiera tanto. A mí, como me gusta hacerla rabiar tanto, le dije: "No, Alba, verás, yo quería un perrito y te encontramos a ti que te parecías mucho a uno. Insistí a papá y a mamá para quedarnos contigo y cedieron, pero… resultaste ser una niña". Ella se enfada, me pega y llora, pero sabe que en el fondo ella es… es… ¿el día más feliz de mi vida?

El sí de las niñas


Como ya sabemos, su autor es Leandro Fernández de Moratín, está escrita en prosa y consta de tres actos. Terminó de escribirla en 1801, tardó varios años en estrenarla: no se produjo su debut hasta el 24 de enero de 1806 en el Teatro de la Cruz (Madrid). El sí de las niñas no solamente fue exitosa para el público: fue la obra de mayor aceptación de su tiempo y casi el mayor acontecimiento teatral de todo el siglo. Durante veintiséis días seguidos, atrajo a más de 3.700 espectadores. Su éxito supuso que su autor abandonara su carrera.

En 1815 la Inquisición española encontró motivos suficientes para prohibir esta comedia. En 1834 se levantó la prohibición y la obra pudo volver a estrenarse, lo hizo incluso con cortes debidos a la censura.

La obra trata sobre una muchachita de 16 años criada en un convento, llamada Doña Francisca (Paquita) que va a ser casada por un acuerdo económico organizado por su madre, Doña Irene, con un señor de gran poder adquisitivo, Don Diego. Lo que no saben es que Paquita está enamorada de Don Carlos y este de ella, que es el sobrino de Don Diego. Pero, sin embargo, Paquita no sabe que estos dos señores son parientes. Don Diego descubre toda la trama de Paquita y Rita (la sirvienta), renuncia al matrimonio con Paquita y accede a que Don Carlos y ella estén juntos.

La obra tiene pocos personajes, y la acción ocurre en el mismo lugar, una posada de Alcalá de Henares, y en un periodo de tiempo inferior a 24 horas:

·Doña Francisca o Paquita: tiene 16 años. Fue criada en un convento por sus tías monjas y es incapaz de demostrar sus sentimientos por su educación, cosa que llevará al enredo de la obra y a arriesgar su amor por Don Carlos.

·Doña Irene: madre de Paquita. Hace un papel egoísta e ignorante, reflejando la autoridad de los padres de la época, obligando a su hija que se case con el adinerado Don Diego solo por interés.

·Don Diego: señor de alta posición económica. Tiene 59 años y es el tío de Don Carlos. Está comprometido con Paquita, de la que quiere tener hijos para que sean sus herederos. Es el representante de la razón y madurez.

·Don Carlos: es el sobrino de Don Diego. Está enamorado de Paquita. Sobre su papel, diríamos que tiene dos caras: la valentía por luchar contra el amor de Don Diego y a la vez el respeto y cobardía que muestra al final de la obra.

·Rita: es la sirvienta de Doña Irene y la fiel compañera de Doña Francisca a lo largo de toda la obra.

·Simón: criado de Don Diego. Ayuda al mismo, en partes, a resolver toda la trama.

·Calamocha: es el criado de Don Carlos, lo acompaña allá donde va. Se enamora de Rita.

El carácter de la obra es didáctico como corresponde al teatro del Neoclasicismo. Plantea un problema cotidiano y una enseñanza a los dictados de la razón. Su fin es criticar la autoridad que ejercen los padres sobre sus hijas, obligándolas a que contraigan matrimonio con señores enriquecidos, independientemente de la edad, confianza u opinión de la hija al respecto. Moratín anima a la igualdad de la mujer en la sociedad, a abandonar las costumbres y tradiciones de la época. Estaba en desacuerdo con estos matrimonios de conveniencia entre mujercitas y hombres maduros por dos razones: la falta de amor como vínculo de verdadera cohesión de pareja y el decrecimiento demográfico, ya que solían tener poca o ninguna descendencia.

Sobre mi opinión acerca de El sí de las niñas, no me parece nada bien que se lleven a cabo estos matrimonios y más sin la falta de pasión y amor. Creo que Moratín hizo una gran obra, creó unos personajes hechos a medida. Lo que más me ha impactado de la obra y a la vez lo que más me ha gustado es el papel que desarrolla Don Diego, aplicando la solución más razonable, rechazando el compromiso con Paquita (por la diferencia de edad y porque es consciente de que ella no será feliz) y facilitando el enlace de su sobrino y Paquita. Sinceramente, el día que el profesor nos presentó la obra no creía que me fuera a gustar tanto. De hecho, no se me ha hecho difícil de entender ni de leer e incluso lo he vuelto a hacer en mi casa para entretenerme. Si pudiera, daría mi felicitación a Moratín por una obra tan buena como esta.

Cantiga del descanso



Goza, tú que por las mañanas decaído andas.
Vive, tú que tienes exámenes que maldices.
¡Verano! ¿Por qué me haces tan vago?

Goza, tú que por las mañanas andas decaído.
Vive, tú que tienes exámenes que condenas.
¡Verano! ¿Por qué me haces tan vago?

Vive, tú que tenías exámenes que maldecías.
Sonríe, ya han llegado las esperadas.
¡Verano! ¿Por qué me haces tan vago?

Vive, tú que tienes exámenes que condenas.
Sonríe, ya han tornado las esperadas.
¡Verano! ¿Por qué me haces tan vago?



Recitaciones de poemas de Federico García Lorca



Baladilla de los tres ríos

Cigarra

Yo te miré a los ojos