Cortázar


Allá al fondo está la muerte, pero no tenga miedo. Sujete el reloj con una mano, tome con dos dedos la llave de la cuerda, remóntela suavemente. Ahora se abre otro plazo, los árboles despliegan sus hojas, las barcas corren regatas, el tiempo como un abanico se va llenando de sí mismo y de él brotan el aire, las brisas de la tierra, la sombra de una mujer, el perfume del pan.
¿Qué más quiere, qué más quiere? Átelo pronto a su muñeca, déjelo latir en libertad, imítelo anhelante. El miedo herrumbra las áncoras, cada cosa que pudo alcanzarse y fue olvidada va corroyendo las venas del reloj, gangrenando la fría sangre de sus rubíes. Y allá en el fondo está la muerte si no corremos y llegamos antes y comprendemos que ya no importa.

***

Bruselas, 1914 - París, 1984) Escritor argentino. Hijo de padres argentinos, a los cuatro años Julio Cortázar se desplazó con ellos a Argentina, para radicarse en la provincia andina de Mendoza.

Tras completar sus estudios primarios, siguió los de magisterio y letras y durante cinco años fue maestro rural. Pasó más tarde a Buenos Aires, y en 1951 viajó a París con una beca. Concluida ésta, su trabajo como traductor de la Unesco le permitió afincarse definitivamente en la capital francesa.

Por entonces Julio Cortázar ya había publicado en Buenos Aires el poemario Presencia con el seudónimo de «Julio Denis», el poema dramático Los reyes y la primera de sus series de relatos breves, Bestiario, en la que se advierte la profunda influencia de Jorge Luis Borges.

Relato


Luo estaba sentado junto a Amalia. Los dos disfrutaban de una tarde de primavera viendo los cerezos en flor. Amalia y Luo acababan de hacer un examen de matematicas y estaban muy nerviosos:
- Amalia, en serio, como no apruebe este examen,no iré a la excursión de fin de curso.
-Yo tampoco iré si no apruebo.

Entonces empezó a sonar el movil de Luo. "¿Sí?" Entonces empezó a asentir y a sonreír. "¿Y Amalia?" Se quedó muy serio y tras unos instantes, colgó y suspiró. Era Paulo y dice que ha visto las notas de los exámenes. "¿Y?", preguntó Amalia con esperanza. Lo siento, Amalia, pero tendrás que sacar muy buenas notas para compensar el suspenso. -¡¿He suspendido?! Luo sonrió. -¡Era broma! Ya puedes estar haciendo la maleta, porque nos vamos a París.

Lavarse los dientes


Para lavarse los dientes, lo primero es que hay que tenerlos. Si tienes boca ( y menos de 70 y pico años ) los verás ahí dentro, inmóviles y fuertes. Al principio salen de dentro del cuerpo por unos túneles llamados encías. Al salir, son endebles y muy blancos. Averiguarás muy pronto que se ponen amarillos al comer. ¿Cómo podemos evitar esto? LAVáNDOTE LOS DIENTES.

Se utiliza un instrumento llamado cepillo de Dientes´, que es un palo alargado. En un extremo tiene unos pelos llamados Cerdas´´ que sirven para meterse entre los dientes y quitar el amarillo dental. Además, para que todo funcione, a las cerdas se le echa una pasta de uno o varios colores (no se salen de los verdes, azules, rojos o blancos), que ayuda a las cerdas a hacer su función. Lo amarillo se llama sarro´´ o placa bacteriana´´. Si eres un vago y no te los lavas, el sarro se acumula y te provoca dolor, mucho dolor. Y si sigues sin hacer nada, te arrancarán los dientes y te pondrán otros de mentira, así que lávatelos.

Instrucciones para lavarte los dientes


Se coge el cepillo por una de tu extremidades. Se llaman mano. Se introduce cuidadosamente el cepillo dentro de la boca ( NOTA IMPORTANTE: Antes de meterlo se moja con agua ) y se acercan las cerdas a los dientes. Haz movimientos continuos y pausados por todos los huecos de entre los dientes, también por la superficie de ellos. Después se mojan las cerdas bien limpias y coges un vaso y te enjuagas la boca unas cuantas de veces. Sentirás un agradable frescor por toda la boca que durará unas horas. Es recomendable hacer este ejercicio por lo menos 3 veces al día.
Gracias por su tiempo.

MOU EN LA CAPILLA SIXTINA



external image mourinho-en-el-partido_1.jpg


Una noche calurosa de verano, estaban Mou y Tito hablando de sus cosas:
-Bueno, Tito, ¿qué tal las vacaciones? Tito tomó un trago de su bebida.
-Pues bien, he ido a Málaga y he estado con la familia...Y tú, ¿qué tal? Mou suspiró recordando sus vacaciones:
-He estado en Italia, es un país muy bonito ¿Sabes? He ido también al Vaticano -Tito asintió-He ido a ver la Capilla Sixtina y eso .
Tito puso cara de no entender lo que decía su amigo
-¿La capilla, que?
-Sixtina, esa que sale Dios dándole un dedo a Adán-Tito siguió sin entender-Mira, así.
Pero justo en el momento en el que Mou iba a enseñarle su dedo, Tito le miró y sin querer Mou le metió en dedo en el ojo.
-¡AHÍ!
-Lo siento, Tito.

Flanagan

► ¿Por qué se hicieron amigos los dos escritores?
-Para hacer los dos juntos la saga del detective Flanagan.

►¿Que libros han escrito juntos?
-
  • No pidas sardina fuera de temporada.
  • Todos los detectives se llaman Flanagan.
  • No te laves las manos, Flanagan.
  • Flanagan de luxe.
  • Alfagann es Flanagan.
  • Flanagan Blues band.
  • Flanagan 007.
  • Flanagan, sólo Flanagan.
  • Los vampiros no creen en Flanagan.
  • El diario rojo de Flanagan.
  • Yo tampoco me llamo Flanagan.
  • Flanagan Flashback.

►¿En qué sentido habrán influido sus estudios de Psicoligía,en el caso de Andreu Martín,y de Periodismo,en el de Jaume Ribera,en los libros que han escrito?
-En el comportamiento de Flanagan a descubrir los misterios y saber el perfil del culpable. La Psicología para la mente de los asesinos, el Periodismo para interrogar y buscar información.

►¿Has leído algún otro libro escrito por ambos autores?,¿Y por alguno de ellos?
-No.No.

Marta, no debes responder a las preguntas de la guía de lectura, sino componer un texto propio que contenga las respuestas.

Aurora


Aurora era una niña feliz.
Siempre lo fue hasta que tuvo 9 años.

Su tío se había casado con una joven heredera e iban a celebrar el convite en una finca de ella. La gran mansión estaba cerca de un bosque y por supuesto, Aurora y sus primos no iban a desperdiciar la oportunidad única de jugar a Tarzán. Su prima Clara y ella cruzaron el arroyo,manchándose sus vestidos de agua y barro. Al pasar el arroyo se encontraron con el bosque y empezaron a jugar. Se lo estaban pasando tan bien jugando a que eran unas Princesas Hadas,que no se dieron cuenta de que anochecía.
- Deberíamos volver ya -dijo Aurora-. Se ha hecho de noche y tengo miedo.
Las dos primas intentaron volver por donde habían venido,pero estaba demasiado oscuro y empezaron a llorar. Entonces, andando, encontraron un claro.
Los vestidos de las niñas, blancos como la luna, despertaron la curiosidad de un cazador que esperaba ver un animal que se había estado comiendo sus ovejas.
Entonces Aurora, fatigada, se echó en la hierba y empezó a dormirse. De pronto, se escuchó un fuerte ruido.Clara estaba en el suelo, con una bala en el estomago desangrándose. Al principio Aurora se creía que era una broma,por eso mientras Clara lloraba,Aurora reía, pero cuando los ojos azules como el mar de Clara se quedaron sin vida, Aurora se quedó muy tensa. Se acercó a su prima e intentó reanimarla.
-¿Clara? ¡Clara! -la sacudía con mas fuerza-. ¡Clara! ¡Despierta, no te mueras,Clara!
Y así mientras las lágrimas de Aurora salían por sus ojos y caían por su barbilla, el cazador se acercó para ver qué animal había matado.

Aurora era una niña feliz.
Siempre lo fue hasta que tuvo 9 años.

ANGIE


La primera vez que vi la muerte con mis propios ojos, fue cuando se me murió mi pez naranja, Angie. Le puse Angie por la pelicula de El espantatiburones.
Me tocó en la feria cuando tenía siete años en un puesto de TIRA Y GANA y todo el mundo me decía que se me iba a morir al dia siguiente, pero yo no les hice caso. Y contra todo pronostico Angie sobrevivió.Y sobrevivió muuuuucho tiempo. Dos o tres años después, veníamos- creo- de ver a mi abuelo y mi hermana y yo entramos al salón sin encender las luces, porque me parece que estábamos viendo algo que sujetábamos con las manos, por eso no vimos la pecera ni nada. Entonces, unos minutos despues, entró mi madre diciendo que nos pusiéramos los pijamas, pero no terminó la frase. Mi hermana y yo giramos la cabeza hacia ella y vi durante unas milésimas a Angie, flotando boca abajo. Giré la cabeza muy rápido hacía otra parte, porque no quería verla. No lloré, no lloro ni con las películas, nunca lloro cuando alguien se muere. Pero sí que me quedé muy triste. Mi madre me preguntó si quería verla antes de que la tirara por el váter...pero seguía sin querer verla, no sé, no me parecía bien verla muerta. Así que le dije a mi madre que se diera la vuelta y dije algo como: "Te quiero mucho, Angie. Te echaré de menos". Y me fui corriendo al salón y esperé a que sonara la cadena. No me acuerdo de mucho más. Se me pasó enseguida, aunque sigo queríendola muchísimo y siempre la recordaré viva y nadando en su pecera.

Mi nombre


El significado de Marta es la que reina en el hogar.Su origen es arameo. Marta es un derivado del nombre propio arameo Martâ', tomado de martâ, forma femenina de mar, "señor", por lo que es interpretado como "señora, dama". Es mente de pensamiento deductivo. Se expresa como pensadora independiente, con autoridad y lealtad, generalmente en actividades exclusivas, más dependiente de la intuición que de la razón. Recibe aumento en tareas que requieren meditación, inspiración, inmersión en las profundidades del ser y de las cosas. Ama lo complejo y lo elevado, lo que se siente y lo que se presiente. Podría destacar en profesiones como científica, profesora, ocultista, escritora, horticultora, inventora, abogada, actriz, analista o líder religioso. Es adaptable. Se expresa airosamente en cualquier nivel. Gentil, vivaz y amigable. Ama lo que está más allá de la superficie de los seres y de las cosas.



Mi madre me puso ese nombre, porque su abuela nació en Santa Marta y siempre le gustó ese nombre. Si hubiera sido chico, me hubieran llamado Roberto.Me iban a llamar Violeta,pero mi madre no quería y al final se lo pusieron a mi hermana de segundo nombre ( Raquel Violeta ).


Flightless bird




Mi canción preferida es Flightless Bird. La primera vez que la escuché fue en una película. Me gusta tanto porque tiene una música preciosa que si te llega al corazón te dan ganas de llorar... pero hay que escucharla de verdad. La canción es de un músico estadounidense llamado Sam Bean, pero su pseudónimo para los discos y canciones es Iron And Wine. Seam Bean es un cantautor- creo que esta canción es de música folk-, que graba desde un estudio en su propia casa. Conozco más canciones suyas, pero esta es la que más me gusta. Un día me dio por ver lo que significaba la letra de la canción, que es esta:

I was a quick wet boy, diving too deep for coins
All of your street light eyes wide on my plastic toys
Then when the cops closed the fair, I cut my long baby hair
Stole me a dog-eared map and called for you everywhere
Have I found you
Flightless bird, jealous, weeping or lost you, american mouth
Big pill looming
Now I'm a fat house cat
Nursing my sore blunt tongue
Watching the warm poison rats curl through the wide fence cracks
Pissing on magazine photos
Those fishing lures thrown in the cold
And clean blood of Christ mountain stream
Have I found you
Flightless bird, grounded, bleeding or lost you, american mouth
Big pill stuck going down.
Yo era un niño que, en el agua, buceaba rápido muy profundo, en busca de monedas.
Toda la luz de las farolas de tus ojos iban dirigidas a mis juguetes de plástico.
Luego, cuando la policía cerró la feria, me corté el largo cabello de bebé.
Me robaron un mapa con las puntas dobladas y te busqué por todas partes.
Te he encontrado
Pájaro no volador, celoso, llorando o perdido, boca americana
Gran píldora atemorizante.
Ahora soy un gato hogareño y obeso.
curando mi dolorosa contundente lengua.
Viendo el cálido veneno de las ratas acurrucadas entre las grietas de la gran cerca
Meando en fotos de revistas
Esos anzuelos lanzados en el frío
Y la limpia sangre en el arroyo de la montaña de Cristo.
Te he encontrado
Pájaro no volador, conectado a la tierra, sangrando o perdido, boca americana
Gran píldora pegada yendo hacia abajo.

Me llevé una gran decepción, porque no le encontraba sentido a la letra. Pero seguía siendo mi canción preferida solo por la música. Después de mucho escucharla; por fin, entendí la letra: se trata de un chico que crece y no le gusta en lo que se ha convertido y al final muere, además de que los americanos son unos bocazas.
A mí me encanta su música , es bonita y solo me gusta por eso. La letra te amarga...pero sigue teniendo una música perfecta, sobre todo, con los cascos puestos.



TRAYECTORIA.

Pues yo voy a estudiar mucho,cuando llegue a bachiderato ( Y si saco buenas notas ) mi madre me va a apuntar a una academia de modelos.Cuando ya lleve un tiempo,saldré en las revistas de vestidos de gitanas como principio.
Luego mi carrera profesional irá creciendo hasta que salga en una revista de verdad para anunciar alguna colonia de marca Española.
En ese punto,me presentaré en un casting para alguna serie de Antena3 que esté de moda.
Si me dan el papel,luego querré salir en una película de Almodovar y haré el casting y me cogerán en alguna.
Con muchísima suerte, aprenderé ingles y me recomendaran en Hollywood , allí me haré famosa y por fin cumpliré mi sueño de ser actriz.

CANTIGA DE MARTA & PAULA


Ya se acaba el instituto, ya empieza el verano.
Nos vamos a la piscina, a con el sol tostarnos.
¡Qué contentas estamos!
Ya se acaba el instituto,ya el verano empieza.
Nos vamos a la piscina, a con el sol asarnos.
¡Qué contentas estamos!
Nos vamos a la piscina y con el sol tostarse.
¡Pasar todo el verano tumbadas en la toalla!
¡Qué contentas estamos!
Nos vamos a la piscina, a con el sol tostarnos.
¡Pasar todo el verano echadas en la toalla!
¡Qué contentas estamos!


PRISIONERA


Supongo que casi como todo el mundo, cuando sabes que pasa algo injusto y no puedes hacer nada, te sientes prisionero de la situación y lo único que puedes hacer es ver cómo pasa el tiempo hasta que termine. Y cuando no puedes más, le das una hostia a alguien o empiezas a llorar, porque esa es la liberación,
como cuando un pueblo se siente oprimido por un dictador y tienen que derrocarle para liberarse de la situación, por poner un ejemplo.

CUENTO


La vida de Jonander pendía de un hilo. Desde que había cumplido los 10 años, su vida no dejaba de correr peligro. El día de su décimo cumpleaños su amigo y él se cayeron desde una altura de 8 metros: su amigo se rompió una pierna, pero a Jonander no le pasó nada. En una función del colegio, un foco cayó justo en el sitio de Jon, pero este lo esquivó. Unos días mas tarde, un coche casi lo atropella, pero solo le rompió algunos dedos del pie. Al verano siguiente una marejada ciclónica engulló a Jon mar adentro y unos pescadores le ayudaron a salir del agua. Cuando estaba en 6º, un balón medicinal de 5 Kilos se cayó de la estantería dándole a Jon en el hombro derecho. Un centímetro más y el balón le hubiera dado en la cabeza y hubiera muerto. Cuando llegó al instituto, se desmayó y si no fuera por un amigo, se hubiera dado en la cabeza con una barandilla. Aquel verano, el avión en el que iba perdió un motor y tuvieron que hacer el aterrizaje de emergencia. Salió hasta en las noticias durante un montón de días y hubo un especial en la tele donde salía su avión entre muchos otros.
Cualquiera diría que solo es muy mala suerte, pero estos son solo los grandes acontecimientos porque cada día a Jonander le pasan cosas que hacen que se enfrente a la muerte cara a cara. Ese año Jon empezaba 2º de ESO, siempre acompañado de sus mejores amigos: Carlos -que se despeñó con él a los 10 años- e Iván, que le sujetó para que no se diera en la cabeza.
– Bueno, Jon ¿traes tu botiquín?- bromeó Iván. Jon le miró sonriendo:
- Lo voy a necesitar después de las hostias que te voy a pegar.
–Bueno, me entro a clase que me toca Mates. Me esperáis a la salida ¿no?
- Sí, vete.
Jon e Iván se despidieron de su amigo y entraron a clase. En cuanto Jon entró, un escalofrío le recorrió el cuerpo. Su corazón empezó a latir muy deprisa y empezó a tener la sensación de que lo observaban. Se quedó parado en la puerta mientras todos se sentaban y se quedaban mirándole.
– Señor Urcola, puede sentarse ya en su sitio. Le dijo el profesor mientras todos se reían.
Jon sabía lo que pasaba: tenía un mal presentimiento. Cuando tenía un mal presentimiento, iba a pasar algo que ponía en riesgo su vida. Cuando fue a sentarse al lado de su amigo vio que ya estaba ocupado por Carlota, que llevaba enamorada de Iván desde principios de verano. Iván le miró sonriendo como diciendo ‘¿qué se le va a hacer?’ y siguió a lo suyo con ella. Jon resopló y fue hasta la última fila con Lucas, que no le caía ni bien ni mal.

–Bien, chicos, ya sois mayores y os tenéis que tomar las cosas en serio. Este año se suprimirán algunas asignaturas como…
- Hey, Jon ¿qué tal el verano? Le preguntó Lucas.
– Recuperé Naturales, ¿y tú?
-Yo, Inglés.
Lucas hizo una pausa:
- Me enteré de lo del avión.
–Ah, sí.
Jon odiaba que le hablaran de sus accidentes. Miró al profesor y vio como el destino pasaba ante sus ojos: Fran había hecho una catapulta con una goma y un sacapuntas y catapultaba un lápiz. El lápiz viajó a cámara lenta tres metros hasta que llegó a su destino: Carlota. Esta había estado tan absorta hablando con Iván que no se había dado cuenta de que un lápiz viajaba rápidamente hacia su ojo hasta que fue demasiado tarde.

-¡Ah! Carlota se levantó del asiento con el lápiz clavado en el ojo mientras todos gritaban. El profesor corrió hasta ella y vio que tenía el lápiz poco profundo:
- ¡Fran, pero ¿qué has hecho?!, gritó alguien.

Un chico bajó corriendo a la enfermería. Carlota gritaba mientras un pequeño hilo de sangre empezaba a manar de su ojo. Por fin, llegó la enfermera y se oía una ambulancia a lo lejos.
- Pobre Carlota…- dijo Iván.
- Pobre Carlota- repitió Jon.
Jon se había quedado mirando sus pies sin saber qué hacer, hasta que de una vez por todas dijo:
- Si me hubiera sentado contigo, Carlota no hubiera tenido ese accidente. Lo habría tenido yo, otra vez.

Iván se quedó muy quieto mirando a Jon. En la salida coincidieron con Carlos, que vio que le pasaba algo a sus amigos.
–Me han dicho que Carlota ha perdido un ojo- dijo casi susurrando.
–No, solo se le ha clavado un lápiz en el ojo, no lo perderá.
Hubo un silencio entre ellos, hasta que Carlos volvió a reanudar la conversación:
-¿Por eso estás tan afectado? - dijo mirando a Jon.
– Carlota se había sentado en su sitio, y se siente culpable. Cree que ha sido otro de sus accidentes. Contestó Iván por él.
–¿Te acuerdas de mi tía Dora?- preguntó Carlos a Jon.
–Sí- respondió Jon.
–Tiene una tienda de esas raras- continuó Carlos-, se cree vidente o algo así. Podemos ir esta tarde y que te haga una sesión gratis.
-¿Una sesión de qué? - preguntó Jon.
- Para ver tu aura o alguna cosa sobrenatural que explique por qué la muerte te persigue- aclaró Carlos.
-¿Tía Dora?- preguntó Carlos al entrar a la tienda. ¡Tía Pandora!
La tienda olía a incienso, y estaba muy oscura. Había un montón de cosas raras expuestas por todas partes: una mano putrefacta, un lápiz de cristal, una cabeza en miniatura, unos colgantes, un tablero de ouija…etc
-¿Quién es?- preguntó una voz de mujer desde el fondo de la tienda. ¿Carlos?
Entonces, Pandora salió de detrás de unas cortinas: tenía el pelo castaño y corto, los ojos verdes e iba vestida con un vestido chillón de color rosa. Tenía unos 35 años y era muy guapa. Se acercó a ellos y le dio un fuerte abrazo a su sobrino:
- Estos son Iván y Jonander, ¿te acuerdas de ellos, tía?
Dora los miró:
- Claro que sí. Hola, chicos.
Les invitó a tarta de chocolate mientras hablaban.
-¿Y en qué puedo serviros?
- Desde que tengo 10 años, me ocurren accidentes cada dos por tres- dijo Jon.
Pandora se acercó a él para escucharle mejor.
-Me caí- continuaba Jon- por un barranco, casi me ahogo y el más grande que tuve fue este verano: un accidente de avión. Hoy una niña ha ocupado mi lugar en el instituto, y un lápiz casi le arranca el ojo.
Todo se quedó en silencio durante un minuto. Dora se levantó un momento y se fue. Poco después volvió con unas piedras y unas cartas.
– Bien, quiero que hagas unas cosas y las sigas al pie de la letra: coge este alfiler y pínchate. Cuando la sangre salga, quiero que la pongas en los ojos de esta cara-dijo, sacando un plato dorado con una cara en 3 dimensiones.
- No tengas miedo- añadió Dora.
Jon se pinchó y la gota de sangre cayó al ojo derecho, después en el izquierdo.
– Coge este mazo de cartas, y sin mirarlas coge 7.
Jon cerró los ojos y después de barajar cogió 7 sin mirar.
– Muy bien. Esta parte es la más dolorosa, coge esta vela y quémate las heridas. No hace falta que quemes mucho, solo unos 3 segundos.
Jon cogió la vela y se quemó las heridas, aunque la verdad no fue para tanto.
- Tienes que escoger una de estas tres cartas-dijo poniendo tres cartas boca abajo delante suya. Representan tu pasado, presente y futuro.
– Elijo pasado- dijo Jon dándole la vuelta a la carta de la izquierda.
Dora barajó las cartas y después le dijo que pusiera el dedo con la herida en todas y cada una de ellas. Pandora se deshizo de unas cuantas que ’no admitían su sangre’ y les dio la vuelta. La mujer se quedó muy quieta y con los ojos abiertos mirando las cartas egipcias, y eso no tranquilizó a Jon.
-¿Qué pasa?- preguntó Jon. ¿Es algo malo?- dijo como pudo.
– Cariño, estás bajo el signo de Anubis- respondió Dora.
- ¿Y eso qué significa?
- Que estás bajo el signo de la muerte- explicó Dora.
- Vas a morir- respondió Carlos con la voz atragantada.
- Pero, ¿por qué?, ¿qué pasa?
- Las cartas dicen algo de que estabas predestinado a morir, por culpa de algo de tu pasado- dijo Pandora muy seria. ¿Recuerdas algo extraño?
Jon negó con la cabeza.
– Las cartas indican que es algo paterno, pregúntaselo a tu padre.
-Papá, ¿puedo preguntarte algo?- dijo Jon nada más llegar a su casa.

El padre de Jon era un hombre superprotector con su hijo, así que Jon no creía que su padre tuviese algo que ver.
- ¿El qué? respondió su padre mientras pelaba patatas en el fregadero.
– Sabes que soy una persona propensa a los accidentes ¿no? Pueshoy he visitado a una adivina y me ha dicho que voy a morir y eso…y que tú eres el responsable.

Ya está. Ya lo había soltado todo. Jonander esperó las risas de su padre mientras le sacudía el pelo como a un niño pequeño. Si en el fondo Jon sabía que todo eso era mentira. Pero la risa no llegó, miró a su padre que tenía los ojos vidriosos y había dejado de pelar patatas.
- ¿Y bien?
- Aún no me has preguntado nada, pero sé por dónde vas. Siéntate- le ordenó-. Conocí a tu madre en una feria, ya te lo he contado muchas veces. Yo era un chico muy tímido y tu madre no hacía mas que reírse de mí con sus amigas y partirme el corazón. Hasta que después de 3 años, en la misma feria donde la conocí, vino una caseta nueva: El señor Oscuro. Entré para averiguar de qué se trataba y resultó ser un hombre muy bien arreglado, con el pelo engominado y unos bigotes hacia arriba. Desde que entré en aquel lugar, me dio muy malas vibraciones. Aquel hombre me hizo beber algún tipo de droga, porque en 5 minutos veía los contornos de las cosas difuminados y borrosos y oía solo el eco de las palabras. Pero hay algo que recuerdo muy bien. El hombre me dijo estas palabras: Yo te daré todo lo que tú quieras, pero a cambio, tú me tendrás que dar algo que nunca podré poseer…´´ Yo, medio grogui e incrédulo, le dije que quería casarme con tu madre y él me dijo: Muy bien, yo te daré su amor incondicional, pero a cambio me tendrás que dar la vida de tu primer hijo´´. Acepté y riéndome firmé un contrato mientras el hombre miraba la firma con ojos perversos. Después llamó a dos gorilas guardaespaldas y me sacaron de allí a patadas.

Jonander había escuchado la historia sin interrupciones, pero aquello era demasiado. Una lágrima corrió por su mejilla mientras un montón de preguntas se formaban en su cabeza y otro montón de ideas bullían en su mente.
– ¿Eso significa que yo…?
Jon se puso a llorar desconsoladamente a la par que su padre. De repente, se puso de pie y le pegó una buena hostia.
- ¡¿Por qué me has hecho esto?! ¿¡Qué culpa tengo yo!?
En algún lugar de su mente, Jon seguía sin creérselo.
-¿Es mentira?¿Es una especie de broma o algo así?
El padre de Jon también se levantó, y los dos se fundieron en un abrazo.

Cuando llegó la madre, el padre se lo explicó todo y ella sin creérselo aun, se fue de la casa. Esa noche Jon no consiguió dormir nada, estuvo todo el tiempo pensando en las cosas de la vida que se perdería y llorando por ellas, hasta que a las cinco de la mañana le vino una inspiración. La feria iba a llegar a la semana siguiente. A lo mejor el Hombre Misterioso venía a reclamar lo que era suyo. Jon tuvo muchas ideas sobre cómo llegar y pedirle que le dejara en paz o matarle, pero ninguna le resultó buena cuando se acordaba de que aquel hombre era demoníaco. Su padre no le habló mucho sobre el momento, pero seguro que se saltó cosas importantes, por ejemplo, no le dijo si aquel hombre tenía algún tablero de ouija o si odiaba los crucifijos, o si aquel hombre se transparentaba un poco o si olía a putrefacción…y pensando esas cosas, al fin, Jonander se durmió. No fue al día siguiente al instituto, no fue ningún día de esa semana por estar ‘enfermo’. Al fin, llegó la feria y ese año nadie de la familia la recibió con una sonrisa.
- ¿Qué vamos a hacer, papá? Preguntó Jon entrando en la feria.
– No te separes de mí, no comas nada y no te montes en nada. Iremos derechos hasta la caseta de ese hombre.

De camino, un dardo de una de las casetas le rozó la nariz a Jon.

- ¡Ah! Tenemos que llegar, y rápido. Dijo su padre limpiándole las lágrimas.

Al fin, llegaron a la caseta, que tenía un aspecto siniestro y un aura negra. Intentaron entrar,pero un guardaespaldas le impidió el paso:
- No abrímos hasta el anochecer.
– Pe-pero ¡tenemos que entrar ahora!- gritó el padre.
– Lo siento, el maestro no podrá recibirles hasta el anochecer.

Jon y su padre se sentaron en la arena, a esperar :
- Tal vez ese hombre sea un vampiro.
– Los vampiros no existen, Jon- le dijo su padre sin estar muy convencido. Además, es aquel hombre.

Jon giró la cabeza donde su padre señalaba, y vio entre la multitud a un hombre con la nariz muy larga y ojos pequeños, pelo negro y repeinado hacia atrás con bigote, parado, mirándolos. El padre de Jon se levantó y aquel hombre despareció. Así, sin más. Unos segundos después apareció un guardaespaldas:

- El maestro dice que podéis entrar ya.

La pequeña carpa por dentro era un lugar oscuro y tenebroso, nacido de cualquier pesadilla.

– Podéis sentaros- dijo una voz cercana-, mientras dos sillas aparecían debajo de Jon y su padre.

Un segundo después una pequeña lamparita iluminó al Hombre Misterioso, sentado detrás de una mesa enfrente de ellos.
- ¡Vaya, Carlos! - dijo el Hombre. ¡Qué agradable sorpresa! Ha pasado mucho tiempo. Veo que este chico es tu hijo, ¿Has decidido entregármelo en bandeja de plata? - He venido a romper el acuerdo.
– Lo siento, pero eso no es posible. Firmamos un contrato, ¿recuerdas?- dijo desenrollando un pergamino.

Jon se levantó corriendo y cogió el pergamino:
- ¡Corre, papá!

Jon corrió como jamás lo había hecho. Su corazón latía muy deprisa, ya había caído la noche y sorteaba a las personas como podía.` No tienes escapatoria, Jonander, tu vida es mía´- dijo una voz en su cabeza. ¡No! Jon corrió tanto como sus fuerzas se lo permitieron, hasta que se encontró fuera de la feria, a las orillas del río.
- ¡Si destruyo el contrato, no tendré que morir!
- `No pienses que soy estúpido, Jon´.

Jon corrió para acercarse a la orilla, y justo cuando estaba tocando el agua con la punta de sus pies, tropezó con una piedra anclada en el suelo, cayó de boca rompiéndose los dientes. Rodó por el suelo perdiendo el conocimiento hasta donde el agua tenía medio metro de profundidad. El pergamino se había quedado en la orilla, arrugado y a punto de mojarse. Pasaron los minutos y Jon no despertó de aquel lecho del río. El agua entró por su nariz llenando sus pulmones de agua. Si Jonander hubiera estado vivo en ese momento, hubiera oído unas pisadas acercarse para coger el pergamino, y una voz de hombre que decía muy seria:

- El contrato ha sido concluido. El Hombre hizo una pausa dramática y añadió; Nos vemos en el infierno, Jon.


He revisado tu cuento, Marta. Como verás en la pestaña Historia de esta página, son muchas las correcciones que he introducido. Ya sabes. Al final del cuento, tienes que introducir la lista de esas correcciones.

¿Cómo se pone un guión largo? La rayita esa –. Se escribe con una combinación de teclas: ALT + 0151. Me refiero a que presiones, en primer lugar, la tecla ALT y sin soltarla, tecleas 0151. Cuando termines la secuencia, liberas todas las teclas y verás cómo aparece el guión largo: — .

Carta de amor


Querido tú:

¿Pero que te has creído? ¿Eh? Porque no se puede decir que seas muy guapo, chaval, pero que se le va a hacer, me empezaste a gustar y yo qué sé... Después de tantos baños en la playa, tantas risas, tantos chistes, tantos momentos bonitos e incómodos. ¿Recuerdas? Yo estuve ahí cuando ella te dejó y la diversión se os acabó, cuando el dolor te embargó, ¿es que ya no te acuerdas? Yo estuve ahí mientras tu mundo se derrumbaba, y yo me enamoraba.

Y cuando te dije que te quería, esa sonrisa me pareció tan verdadera, sin ningun signifiicado oculto, pero debía estar ciega porque no veía lo que eres en realidad.
Solo te reías de mí y jugabas con mis esperanzas. Jugaste conmigo como si fuera un títere en tus manos. Pero ya nunca más será así, porque ya me he cansado.

Aunque no sé porque aún te escribo esto, no te mereces mi atención y ni una de mi palabras, ni que malgaste mi apreciado tiempo contigo. Porque eres basura, un desecho humano...¡Vete a la mierda! Solo quería decirte esto porque es lo último que vas a saber de mí y espero que recapacites y no le hagas esto más a una chica.

Con todo el cariño del mundo

Marina.

PORTAFOLIOS


CORTÁZAR: Casi no me acuerdo de este trabajo. Busqué la información en internet y la puse aquí.

RELATO: Me pareció muy fácil, pero muy tonto.

LAVARSE LOS DIENTES : Me resultó muy divertido explicarle a alguien que no sabía nada de nada lo que era lavarse los dientes.

MOU EN LA CAPILLA SIXTINA : También era un trabajo muy divertido y pensé: "¿habrá alguna foto de la capilla sixtina con el dedo de Mou?". Claro que la había, era un buen chiste.

AURORA : Bueno...era una historia más que contar. A mí me gusta mucho leer y escribir.

ANGIE: A partir de ese trabajo me acordé de Angie, pero unos días después se me volvió a olvidar...¡cosas que pasan! Fue el pez de la Feria que más me ha durado.

MI NOMBRE: A mí la verdad, no es que me guste especialmente mi nombre, pero es un nombre bonito, y todo lo que escriben de las chicas martas es verdad.

MI CANCIÓN: ¿Qué más puedo decir? ¡Adoro mi canción! ¡Es muy muy muy muy muy muy muy muy muy bonita, ademas de que sé usar Windows Movie Maker!

CANTIGA: Es una cantiga penosa y no me gustó como quedó.

CUENTO: Bueno, un cuento normal y corriente. Ademas, quien no juega no gana, ¿Qué puedo perder por participar?

Bueno, yo creo que en la wiki me he esforzado bastante este trimestre y no me han salido malos trabajos. Algunos no los he puesto porque eran innecesarios. Empecé el trimestre con las mismas ganas con las que terminé y así será hasta final de curso. No son muchas tus ganas, Marta. Ese es el problema.

Faltan las correcciones ortográficas de los trabajos del segundo trimestre.

Recitación de Lorca




PEQUEÑA LAZARILLA


Dicen que antes de morir, repasas toda tu existencia, que toda ella transcurre ante tus ojos, aunque pienso, la verdad, que hay cosas de las que es mejor no acordarse. Para que me entendáis mejor, os voy a contar mi historia desde el mismo comienzo, allá donde nacen mis recuerdos...
Fui una niña normal, que vivía en un barrio normal y que tenía una familia normal. Toda mi vida transcurría tranquila hasta que, de repente, algo cambio: llegaron unos vecinos nuevos. Tenían un hijo, Mateo , que era de mi edad y una hermana mayor, que era una niña grande- pensé- porque la dejaban ver la tele hasta tarde y podía maquillarse. Mateo y yo nos hicimos amigos enseguida y muchas tardes me quedaba en su casa a jugar y a cenar , y eso me gustaba porque siempre cenaban pizza. Me acuerdo de que una vez, un gato intentó arañarme y Mateo corrió a socorrerme como un caballero medieval, mi príncipe por excelencia. Fue verdaderamente valiente. Ese gato podía tener la rabia, la malaria, la tuberculosis o el tifus, como gato callejero... Mi madre me lo decía para que no me acercara a ellos, no sé si será verdad.
Pero la paz terminó cuando se hermana se quedó embarazada. Primero le riñeron mucho, luego se fue, luego volvió y luego se fue ella porque quiso. Estaba muy loca... Pero lo peor sucedió cuando descubrieron que el padre del bebé... ¡era mi padre! Por alguna razón que desconozco, mi madre se enfadó mucho con él, tanto que llegaron a las manos y rápidamente ella me cogió y me llevó fuera de casa. Nos fuimos vivir a un apartamento, y todos los dias tenía que levantarme muy temprano para ir al colegio que estaba en la otra punta de la ciudad. No sabía nada de Mateo, pero ya me había hecho de nuevos amigos. Cuando crecí un poco, supe que mi madre se había vuelto una ''loca borracha'', pero, por lo menos, ella no cogió una pistola como lo hizo mi padre. Ella hacía todo lo que podía, pero cada vez más y más, bebía alcohol. Aprendí a ir yo sola en autobús, y también a hacer pizza: ¡Por fin, cenaba todas las noches!
Un sábado de verano, derramó una botella inflamable y con las cenizas del tabaco el apartamento se incendió. Lo recuerdo perfectamente: el calor asfixiante, las llamas que me rozaban y quemaban y el miedo que sentí, la sensación claustrofóbica de saber que de un momento a otro te podías quemar vivo en ese apartamento de mala muerte... Pero lo que más recuerdo es a mi madre, sentada en el sillón como si no pasara nada. Yo pensé: ``Ya está, se ha vuelto loca del todo´´. He intentado sacarla, pero lo único que conseguí fue una fuerte y sonora bofetada y la orden de mi madre de que saliera de allí cagando leches.
Supongo que los bomberos llegaron a tiempo, pero yo ya había salido muy lejos en dirección casa de la abuela. Como ya sabía coger el autobús, lo tomé perfectamente, la linea adecuada, y llegué llorando a su casa. Pero al tocar el timbre, recordé que se había ido de crucero. Extenuada, pensé en ir a urgencias como hacen en las películas. Por un momento, olvidé lo que me enseñaron durante tantos años y no miré a ambos lados de la carretera. Recuerdo dos grandes focos blancos y oí un chirrido espantoso. Intenté salir corriendo, pero me quedé pegada a mi sitio oyendo la bocina. Y entonces... nada. No, ¡espera! Nada, no. Me acuerdo de que dicen que antes de morir, repasas toda tu existencia, que toda ella transcurre ante tus ojos. Y lo ultimo que pensé fue aquella vez que Mateo-mi príncipe por excelencia- me salvó de ese asqueroso gato con malaria. Es decir, cuando la muerte llega, llega por sorpresa.
No veo una luz. Todo está en negro. Empiezo a pensar que estoy en el limbo o algo así, cuando se oyen a lo lejos unos pitidos. Mis párpados no me respondían...
-¿Cariño? Despierta ya... No nos dejes así, tesoro. Has crecido ¿sabes?- era la voz de mi abuela.
Un soplo en todo mi ser, me impulsó a abrir los ojos. Era una habitación blanca y muy impersonal, con una maceta. Pera sabía lo que era : un hospital.
No pude sino sonreír aunque me doliera toda la cara, como si fuera un moratón gigante.
-¡Juan, la niña se ha despertado!
El abuelo se unió a ese pequeño espacio de sonrisas, de felicidad infinita.

Mi habitación


En cuanto uno entra en mi habitación, se la encuentra muy desordenada...y es que yo soy una chica desordenada. Dejo las cosas en cualquier sitio, pero solo porque tengo que hacer muchas cosas en muy poco tiempo y, claro, todo se queda por ahí desparramado.
Después de la primera impresión, uno se fija en el cuarto y lo ve bonito, luminoso y espacioso. Los suelos son de madera, al igual que la puerta. El armario es de madera clara, para que quede bien con el tono lila de algunas puertas del mismo. Este armario es curvado y tiene mucha ropa dentro; por fuera, tiene una serie de repisas con colonias, un busto muy antiguo- ya ves, de mis bisabuelos- de madera que representa un rey; colgantes; una lata de coca-cola sabor cereza venida directamente desde Inglaterra...pero, sobre todo, libros, muchos libros. Desde pequeña me encanta leer, aprendí con facilidad y empecé a leerme libros para niños más grandes que yo. Por eso, tengo un ritmo de lectura muy avanzado.

Bueno, prosigamos. Mi cama tiene una colcha de arco iris de tonos pasteles, un gran almohadón con el signo de la paz y dos almohadas con las banderas de E.E.U.U e Inglaterra. Arriba, dos repisas con Barbies, más libros, figuras, cafés "Starbucks" vacíos, dos cajas de música y una camioneta Volkswagen en miniatura.

Al otro lado, está mi piano y mi bandera 2X2 de Inglaterra y debajo un baúl... también de Inglaterra ¿He mencionado alguna vez que me gustan las banderas de Inglaterra?

Una mesa vieja, una silla y una tele debajo de la ventana, aparte de más libros. No puedo explicarlo: leer es como ver una película en tu imaginación. Es estar en otro momento, en otro lugar, al que solo puedes transportarte por medio de las palabras. Por eso he probado con toda clase de libros, de muchas épocas y de muchas edades. Por ejemplo, desde la puerta se ve la pasta de "El Retrato de Dorian Grey".

En esta habitación, Maricarmen y yo hemos jugado a ser princesas y chicas pobres, hemos hecho teatros y jugado con muñecas y Pollys... además de habernos peleado a puñetazo limpio. Tengo muchos buenos recuerdos asociados a esta habitación, muchas risas guardadas y cientos de lágrimas. He crecido con esta habitación y seguiré en ella hasta que sea la hora de abandonarla.

Autorretrato
Soy una chica alta, alrededor del 1,65, muy delgada. Mi pelo es de color caoba anaranjado. Mi piel es muy pálida y con pecas, aunque con el maquillaje no se vean. Gracias al maquillaje, tampoco se notan mis horribles espinillas; pero aseguro al cien por cien que están ahí. Mi mirada es muy expresiva y me gusta la forma en la que se tornan mis ojos al sonreír. Mis pestañas son muy largas, pero rubias en sus extremos por lo que no pueden alcanzar todo su potencial .Mis cejas son negras, demasiado anchas y demasiado grandes. Mi labio superior es delgado, mi labio inferior es grande, carnoso y rosado.

Hablando otra vez de mi peso, creo que estoy demasiado delgada...pero- ¡qué se le va a hacer!- no puedo engordar; es mi metabolismo. Mucha gente me pregunta si soy pelirroja natural y yo les respondo siempre que sí, pero que cuando era pequeña era mucho más pelirroja, parecían enfocarme con un gran foco naranja...

Como se nota, soy bastante distraída, pero la mayoría de las veces estoy escuchando, solo que no tengo nada que decir y me callo. como en clase. Dicen de mí que soy muy divertida. Cuando se está conmigo no te puedes parar de reír y no puedes deprimirte; pero si es necesario, me pongo seria. Cuando puedo, ayudo a la gente sin que lo sepan y eso ya ha ayudado a más de una persona.


Profesor, no pude publicar esta parte antes por problemas que tuve con el ordenador a ultima hora, mi madre lo puede verificar. Marta, te creo. No necesito testigos. De todos modos, los problemas con el ordenador no justifican que te hayas esforzado poco en estas dos descripciones. Sé que puedes hacerlo mucho mejor.



Epílogo
(Paquita está sentada en una marquesina esperando a que venga un coche de caballos, cuando una joven de su misma edad, rubia, se sienta a su lado. La joven se sorprende al ver a Paquita allí).
Diana: ¿Paquita?

Paquita: ¡Diana! ¡Qué alegría verte! (Ambas se abrazan).

Diana: ¿Cuánto tiempo ha pasado?, ¿dos?, ¿tres meses tal vez?

Paquita: Ya ni me acuerdo...

Diana : ¿Qué tal?, ¿cómo te va todo?

Paquita: Si yo te contara... Mejor te cuento desde el principio; es una historia muy larga. Resulta que me enamoré de un muchacho, Diana, ¡yo, la que nunca hace nada! Sí, amiga mía, él y yo nos mandábamos cartas diciéndonos palabras de amor, en las que él me prometía las estrellas y más...pero, en verdad, siempre desconfié de él en secreto. No es que no le quisiera, pero necesitaba algo más que unas simples palabras. Poco después, sufrí la terrible noticia de que me iba a casar con un señor. ( Diana mira su alianza). Le conocí y le intenté explicar varias veces que no quería casarme con él; pero mi madre no hacía nada más que interrumpirme y cada vez me desesperaba más. ¡Hasta tracé un plan para escapar! Mientras tanto, tenía que hacerme la tonta en esa situación. Cuando me sacaron del convento, sentía a cada paso como si fuera a la guillotina...¡Oh, Diana, sentía que iba a morir si no hacía algo! ¡Yo quería estar con mi querido Félix! ( Diana asintió preocupada). Ay, bueno, te sigo contando. Cuando hicimos noche en una fonda, me reencontré con mi querido Félix y...

Diana: ¿Y...?

Paquita: Resumiéndote la historia, resultó que Félix no era quien decía ser. (Diana puso cara de espanto). Sí, también yo puse esa cara. Resultó ser el sobrino del buen señor con el que me iba a casar, Don Diego, ese era su nombre. Sin embargo, este señor, en una muestra de generosidad admirable, nos dio su bendición y al fin, pudimos estar juntos.

Diana: ¡Vaya historia! ¡Si no hubiera sido por Don Diego...!

Paquita: Aún me cuesta confiar en mi...mi esposo; pero cada día me demuestra que es perfecto para mí. ¿Y a ti?, ¿no te pasó nada?

Diana: Voy a contraer nupcias a finales de verano. El caballero en cuestión es un lord ingles, Sir Jareth de Greens-Leeves.Y, por supuesto, tú y tu esposo estáis invitados.

Paquita: ¿¡De verdad!?( Abrazándola.) ¡Eso es perfecto!

( La diligencia se acerca por el polvoriento camino y las dos amigas se suben en ella contándose sus planes de futuro)

Duque de Rivas en Córdoba




Este vídeo de arriba tiene una errata... Yo también monté el vídeo....